A principios de septiembre, Marsella acogerá el Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Maud Lelièvre, Presidenta del Comité francés, habla de los retos de este esperado evento sobre la biodiversidad.

Del 3 al 11 de septiembre en Marsella, Francia, se celebrará por primera vez el Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Inicialmente previsto para 2020, el evento se pospuso debido a la pandemia. Por ello, es especialmente esperada en un momento en el que la biodiversidad no deja de erosionarse.

El evento de este año también será especial, ya que en 2022 se negociarán las bases de la futura COP15, el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU.

Maud Lelièvre, Presidenta del Comité Francés de la UICN, habla de los temas que están en juego en esta reunión. Esta abogada especializada en derecho medioambiental se distinguió por participar en el reconocimiento del concepto de «daño ecológico» durante el juicio del Erika. También es delegada general de la asociación Eco Maires y reclama un mayor vínculo entre la protección de la biodiversidad y el clima.

Un millón de especies están ahora en peligro de extinción. Recuérdanos cómo esto amenaza también a la especie humana.
El mejor ejemplo es la crisis de la zoonosis Covid. En la actualidad, aparecen entre 5 y 7 enfermedades o variantes al año. Estas zoonosis están en parte relacionadas con el consumo de carne de animales silvestres, el aumento de los pesticidas y la transformación de los ecosistemas. La crisis de Covid ilustra hasta qué punto la destrucción del medio ambiente puede tener consecuencias a largo plazo.

Otro ejemplo: los medicamentos que utilizamos existen porque las especies estaban protegidas anteriormente. Cuando un insecto o una planta desaparece, es posible que lo necesitemos veinte o treinta años después…

¿Cree que hay suficiente conciencia de estos peligros?
Tengo la sensación de que sigue siendo difícil convencer a la gente de que cambie nuestros modelos industriales, pero observo una conexión bastante fuerte entre el público en general y la naturaleza. La gente se involucra en el recuento de polinizadores o aves cuando hay operaciones de ciencia participativa. Por otro lado, quizá no se haya tomado aún conciencia de la gravedad de la desaparición de la biodiversidad.

En cuanto al clima, durante años mucha gente pensó que si las temperaturas subían no era «tan grave». Han hecho falta indicadores e imágenes del otro lado del mundo que muestren el deshielo de los glaciares, la subida del nivel del mar y los incendios que causan muertes humanas para que la gente tome conciencia.

Para la biodiversidad, también hace falta tiempo. La UICN adoptó en 1954 unas mociones para luchar contra los efectos de los pesticidas en la fauna silvestre. Sobre la conservación de los manglares desde 1981… Siempre hay un desfase temporal. Por eso intentaremos dar a conocer mejor nuestro trabajo en el próximo congreso.

¿Cuáles son los principales temas en juego en este congreso para la biodiversidad?
El comité francés está convencido de que la protección de la biodiversidad debe situarse en el centro de la recuperación post-Covid. El 10% de los 13.000 millones de dólares asignados por los Estados a la recuperación debe dedicarse a la naturaleza. Tenemos una oportunidad histórica de reorientar estos fondos hacia sociedades que no dependan de una demanda incesante de recursos naturales o combustibles fósiles.

Hace dos meses, asistí a una reunión de 200 empresarios en Marsella. Y me sorprendió positivamente ver que muchos líderes empresariales entienden la necesidad de dar un giro. Porque mañana sus actividades ya no serán aceptadas por el público en general. Y podría incluso dañar sus propios recursos.

Francia también tiene el objetivo de que el 30% de su territorio sea zona protegida para 2022, y para 2030 en todo el mundo. ¿Cómo se puede lograr esto?
La UICN ha creado las famosas listas rojas para la clasificación de la fauna y la flora. Y, para las zonas protegidas, listas verdes. Hay 59 listas de este tipo en todo el mundo, incluidas 22 en Francia. La experiencia de Francia y de la UICN debe desarrollarse hoy, clasificando más zonas, pero sobre todo asegurando su buena gestión a largo plazo.

Esto significa, por ejemplo, integrar la actividad humana en la zona o junto a ella, en colaboración con las autoridades locales y las asociaciones… De lo contrario, a largo plazo, no funciona. Especialmente en las regiones pobres. El congreso contribuirá, por tanto, a hacer avanzar los debates, a preparar mociones en este sentido con vistas a la conferencia de la ONU sobre biodiversidad, la COP15, en 2022.

Se habla mucho de la protección del clima, pero quizás menos de la biodiversidad. ¿Cómo podemos vincular más estrechamente estas dos luchas?
Este es otro tema importante, y a ello nos ayuda la crisis sanitaria y el acercamiento entre el IPBES y el IPCC. Tenemos que dejar de oponer biodiversidad y clima. Deja de pensar que las acciones pueden estar desconectadas. Por ejemplo, al plantar árboles en fila para capturar carbono, se corre el riesgo de alterar un ecosistema. Entre las prácticas que deben prohibirse está la forestación de superficies muy grandes en monocultivo -es decir, con una sola variedad- o en zonas no aptas para la forestación….

El informe conjunto publicado en junio por los 50 expertos del IPBES y el IPCC ofrece una serie de posibles soluciones. En particular, sobre la ganadería, sobre los pesticidas, sobre el hecho de que primero hay que proteger antes que reparar.

Has mencionado la crisis sanitaria,
¿Cómo podemos prevenir otras epidemias?
Francia cuenta con un programa de lucha contra las zoonosis. Esto implica reducir los mercados al aire libre, el contrabando y la importación de especies. Le daré una cifra: cada semana, hay una tonelada de incautaciones en el aeropuerto de Roissy. Las especies vivas, algunas de ellas protegidas, son exterminadas y son una posible fuente de pandemias. La fauna, la flora, pero sobre todo la carne de caza. Ya sea con fines ornamentales, o como alimento o para satisfacer creencias medicinales. Así que abordar este problema ya, junto con los aeropuertos y las aerolíneas, solucionaría parte de las zoonosis.

Por último, usted y Francia hacen campaña para que las autoridades locales puedan adherirse a la UICN del mismo modo que los Estados y las ONG. ¿Por qué?
Si la UICN sólo incluyera a las ONG, sus informes no serían necesariamente escuchados. Si sólo incluyera a los Estados, podrían no plantearse cuestiones diplomáticas delicadas. Su riqueza radica en que incluye tanto a expertos científicos como a representantes del mundo empresarial. También queremos que todos los gobiernos subnacionales -en Francia: regiones, departamentos y municipios- puedan participar plenamente en el programa. Porque la coordinación entre territorios es esencial. Nuestras listas verdes, por ejemplo, suelen ser respetadas porque hay autoridades locales muy implicadas. El electo local puede servir de enlace entre una petición de la población, la aplicación de políticas educativas, la captación de fondos europeos…

Esto es cierto en Francia, pero también apoyamos una enorme red en el África francófona, por ejemplo. El presidente de la comunidad del pueblo, el presidente de la asociación de mujeres de la comunidad son igual de esenciales. Aquí es el representante de la UICN, pero también el funcionario local el que habla con usted.

Compartir la publicación «»Debemos dejar de oponer biodiversidad y clima»»

Share This